Habilidad 1: El cambio climático

La primera habilidad del módulo 1 de este programa está relacionada con su comprensión del cambio climático. Se trata del problema más extendido que afronta la sociedad hoy en día, y parece que el 97% de los científicos están ahora de acuerdo en cuanto a su impacto en la tierra.istock_000018462649mediumPara evitar un cambio climático descontrolado, los científicos recomendaron en un momento inicial reducir nuestras emisiones de combustibles fósiles a 450 partes/millón, lo que limitaría el calentamiento global a un aumento de 2°C para 2050 Muchos científicos sugieren que si logramos estabilizar el calentamiento a este nivel, podremos evitar los efectos potencialmente devastadores del calentamiento global.

Sin embargo, algunos nuevos datos aportados por el científico de la NASA, James Hansen, sugieren que con solo un aumento de 1°C en las temperaturas ya estaríamos causando este proceso sin control. En consecuencia, él mismo considera que 350 partes /millón es el volumen máximo de emisiones de gases de efecto invernadero que podría considerarse ‘seguro’.

Al considerar nuestra proyección actual, es poco probable que alcancemos alguno de estos objetivos. Actualmente nos encontramos a 0,7°C por encima de los niveles preindustriales, lo que significa que nuestras emisiones de gases de efecto invernadero están actualmente en 400 partes/millón, una cifra crítica para ambos escenarios científicos.

Suposiciones sobre el calentamiento global

A pesar del fuerte respaldo científico, la mayoría de las corporaciones aún sostienen que el cambio climático no es parte integral de la supervivencia de la humanidad. Esta teoría promueve la adopción corporativa del neoliberalismo, un modelo que promueve la desregulación y la libertad económica de abusar de los recursos para obtener ganancias monetarias.

Para ilustrar: las corporaciones ahora pueden apostar por las emisiones de carbono a través de una política conocida como ‘cap and trade’ (fijación de un tope de emisiones y transferencia con valor económico de derechos de emisión). Esta política utiliza la imagen de una inversión para retratar una postura ‘verde’ sobre el cambio climático, cuando la verdad podría ser lo contrario.

De la misma manera que los empresarios pueden apostar por el futuro de los granos, el trigo o el arroz en el mercado bursátil, también estos pueden apostar por las emisiones de carbono. Esto no contribuye a la reducción de las emisiones de carbono, sino que, de hecho, puede alimentar la especulación e impulsar la inversión de combustibles fósiles para enriquecer a los accionistas.

En última instancia, existe un vínculo entre el cambio climático, la industria de los combustibles fósiles, las empresas con intereses creados, aquellos con poder político que apoyan a la industria y la sociedad consumista. Y este es el vínculo que mantiene todo el sistema avanzando de una forma tan peligrosa.

La solución: alterar las percepciones.

Observamos que el factor subyacente más amplio que causa el cambio climático es el crecimiento económico, o la noción de ‘crecimiento infinito’. Esta idea se desarrolló durante la revolución industrial debido a la abundancia de petróleo barato, pero se trata de un concepto imposible en un planeta finito.

Para que podamos cambiar esta postura, nuestra tarea principal debe ser ajustar nuestras percepciones, para ver el cambio climático como parte integral de la preservación de las generaciones futuras. Necesitamos iniciar políticas que desvíen el uso de combustibles fósiles y, en su lugar, regulen el uso de energía limpia y renovable que no tenga un efecto tan devastador sobre el cambio climático.

Para la segunda parte de la serie, exploraremos la energía, así como el vínculo entre ella y el cambio climático.