Habilidad 3: La energía (parte 2)

En la parte 2 de la habilidad 3: los sistemas de energía, aprenderá lo que debemos hacer para alejarnos de un sistema de energía insostenible. Parte de esta comprensión incluye la diferencia entre sumideros y fuentes de carbono.Todo lo que absorbe carbono de la atmósfera se denomina sumidero de carbono. El suelo contiene carbono atrapado en las rocas y la tierra. Otros sumideros de carbono incluyen el océano y las plantas.

El océano absorbe unas 70 Gt de carbono al año, mientras que las plantas absorben 120 Gt anualmente. Las plantas y el plancton absorben carbono a través de la fotosíntesis, que junto con la energía del sol, se convierte en azúcares.

A través del proceso de vivir y morir, las fuentes naturales liberan la misma cantidad de carbono, manteniendo el ciclo del carbono en equilibrio.

Debido al calentamiento global causado por el hombre a través de la quema excesiva de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas, ahora hemos perdido este intrincado equilibrio.

La deforestación, la agricultura industrial, los fertilizantes químicos y la escorrentía de pesticidas, las floraciones tóxicas, el rápido agotamiento de los recursos y la pérdida de biodiversidad hacen que el sistema natural sea inútil.

Cualquier aumento en 2°C por encima de las temperaturas preindustriales y comenzaremos a experimentar sequías graves, supertormentas y escasez mundial de alimentos. Estas predicciones aterrizan en el extremo seguro del espectro.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Hay 2 formas de restablecer el equilibrio entre los sumideros y fuentes de carbono:

  1. Dejar de usar combustibles fósiles. aunque esto no va a ocurrir de la noche a la mañana. En cambio, deberíamos usar combustibles fósiles para hacer la transición a la energía renovable lo más rápido posible. Cualquier nueva extracción de carbono por medio de gas, petróleo o carbón debería ser canalizada hacia la producción solar, eólica, hidroeléctrica y geotérmica. Al reducir de manera rápida y eficiente nuestra huella de carbono, estaremos ante la mejor oportunidad de reparar el daño causado a los frágiles ecosistemas.
  2. Volver a las economías de estado estacionario. La energía renovable no apoyará el crecimiento económico de la misma manera que los combustibles fósiles. Al usar menos combustibles fósiles, tendremos que reducir, a su vez, el tamaño de nuestras economías. Esto requiere una transición a economías regenerativas locales que no desperdicien recursos naturales. La tecnología será un área para avanzar de forma más rápida con el uso de energías renovables para innovaciones sostenibles. Posteriormente, contaríamos con más tiempo libre para disfrutar de la vida, dedicarnos a alguna afición o ser autosostenibles.

El papel de las naciones desarrolladas en la transición hacia lo sostenible

Las naciones ya desarrolladas deben ayudar a las naciones en vía de desarrollo a hacer la transición hacia una economía sostenible. El establecimiento de estos sistemas sostenibles debería hacerse sin deuda ni intereses, con el fin de no paralizar las frágiles economías en desarrollo.

Las redes y cooperativas de código abierto pueden, con la ayuda de las grandes empresas, introducir nuevos sistemas sostenibles. Las innovaciones en el área de la sostenibilidad pueden avanzar con el respaldo de los gobiernos de todo el mundo. La COP21 en París debería servir como plataforma para lanzar dichas iniciativas.

Las naciones en vía de desarrollo pueden evitar los efectos perjudiciales del rápido crecimiento económico, es decir, la desigualdad y la degradación ambiental, al alinear sus economías para una vida sostenible, salvando ecosistemas frágiles de los que dependemos intrínsecamente.

Previamente, el sur global ha sido explotado por naciones más ricas que extraen sus recursos con fines lucrativos, dejándolos con una deuda monetaria y ambiental. Esto es injusto y debilitante. Las grandes economías industriales pueden corregir estos errores neoliberales dándoles poder a las naciones en vía de desarrollo para que gestionen la transición hacia un futuro sostenible.

Es hora de que las naciones se unan para solucionar problemas mundiales tan pertinentes como el cambio climático, y al hacerlo, crear sociedades más sostenibles.

Seguir agotando los recursos naturales, junto con la quema excesiva de combustibles fósiles, dará como resultado la desaparición del ser humano. Nuestro futuro depende de restaurar el intrincado equilibrio entre los sumideros y las fuentes de carbono.

Para que esto suceda, necesitamos reimaginar nuestras vidas en múltiples niveles.