Habilidad 7: La sostenibilidad y el crecimiento económico

Desde el comienzo de la revolución industrial, hemos adoptado un sistema que lucha de forma continuada por el crecimiento económico. En la habilidad 7, comprenderá cómo este sistema de crecimiento económico perpetuo se ha vuelto insostenible.Este sistema, adoptado en un planeta finito, ha dado como resultado una desigualdad generalizada. Ha sido posible gracias al sistema monetario basado en la deuda y la explotación desenfrenada de los combustibles fósiles.

Combustibles fósiles

En el apogeo de la era industrial (1970), la energía devuelta en relación a la energía invertida (EROEI) fue de 1:150. Ahora la proporción de la tasa de retorno energético es de 1:25, lo cual significa una caída notable.

Todas las reservas de carbón y petróleo fácilmente accesibles ya han sido explotadas. Ahora las empresas están recurriendo a extracciones cada vez más arriesgadas y peligrosas como el petróleo a partir de arenas bituminosas, perforación en el subsuelo marino, así como fracturamiento hidráulico para conseguir gas natural.

Desde la revolución industrial, hemos quemado combustibles fósiles a un ritmo alarmante. Esto nos ha permitido alcanzar niveles de 3, 4 e incluso 5% del crecimiento del PIB por año.

Desde el colapso financiero de 2008, el sistema sobre el que hemos construido nuestra ‘civilización’ se ha derrumbado como un castillo de naipes.

Deuda y desigualdad

Esta es una ilustración de la presión de tipo económico
{% Caption%}

La deuda perpetúa la desigualdad, mientras que nuestra constante necesidad de obtener recursos del planeta Tierra ha provocado el calentamiento global, la extinción de especies y la pérdida de biodiversidad.

La ideología adoptada por los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU (2000-2015) fue lograr un crecimiento económico exponencial. Aunque estos objetivos han pretendido reducir la pobreza, en realidad han tenido el efecto contrario.

Esto se debe al hecho de que más del 90% de la riqueza que se crea termina en manos del 1% más rico de la población.

Los recién formados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) tampoco abordan la causa raíz de la pobreza, en su lugar actúan como una ’tapadera para las grandes empresas’. Sirven a compañías de publicidad, al complejo industrial de caridad, e incluso han sido patrocinados por compañías de combustibles fósiles.

¿Qué tipo de mensaje envían estos objetivos al resto del mundo cuando los mismos objetivos que afirman establecer para erradicar la pobreza están, de hecho, promoviendo negocios como siempre?

¿Qué debe cambiar?

Si queremos crear un mundo más igualitario y sostenible para las generaciones futuras, entonces tendremos que cambiar nuestro enfoque del viejo sistema monetario basado en la deuda y respaldado por combustibles fósiles. En su lugar, deberíamos buscar y crear un sistema completamente nuevo que sea gratuito, abierto, descentralizado e igual para todas las personas.

Cambio de métricas

El imperativo del crecimiento del PIB ahora debe pasar a una economía de estado estacionario o a economías de bajo crecimiento con énfasis en establecer una conexión entre los límites planetarios y nuestro bienestar.

Ya estamos al borde del colapso sistémico, como lo muestran los ciclos económicos de auge y caída, la crisis migratoria europea y un planeta que se está calentando rápidamente.

Para lograr esto, debemos concentrarnos en construir economías locales y resilientes con menos énfasis en el comercio global. Al mismo tiempo que es importante entender la crisis sistémica global, debemos relacionar esto con los sistemas locales para crear un mundo más sostenible.

En segundo lugar, debemos crear métricas alternativas para medir los resultados sostenibles. Para exponerlo de forma sencilla, el PIB ya no responde a nuestras necesidades. Algunas alternativas al PIB podrían incluir: El índice del Planeta Feliz y el indicador de progreso genuino (GPI).

Los nuevos sistemas de código abierto que se centran en la igualdad, el bienestar y la calidad de vida, viéndonos no separados unos de otros y del medio ambiente, sino como seres interconectados que desempeñan papeles vitales en el funcionamiento de totalidades únicas, marcarán la diferencia.

Alterando percepciones

La creación de estos nuevos sistemas requiere un cambio de mentalidad. Estar abierto a otras perspectivas puede romper el molde sobre el que hemos construido nuestras identidades a partir de sistemas antiguos y obsoletos.

Adoptar otras perspectivas más útiles en relación con las diversas culturas y el medio ambiente creará a su vez el espacio para que surja algo nuevo. Es en este espacio que podemos usar nuestras habilidades y talentos únicos para cocrear un mundo mejor.