Habilidad 9: Los límites al crecimiento

El crecimiento infinito, impulsado por la acumulación de capital en un planeta de recursos finitos, es insostenible. En esta habilidad aprenderá sobre los límites al crecimiento.Estamos destruyendo el medio ambiente a un ritmo que no puede reponerse a tiempo para continuar sirviendo a nuestras necesidades. Hemos cruzado 3 puntos de inflexión importantes y estamos a punto de cruzar otros 4.

Si los cruzamos, podríamos provocar el calentamiento global sin control y los ecosistemas se colapsarían. Esto nos lleva a pensar más allá, ¿por qué si actualmente estamos funcionando 2 veces y medio la capacidad de la tierra para mantenernos, no estamos haciendo nada al respecto?

En 1970, establecimos el problema de la sostenibilidad medioambiental global más allá de toda duda razonable. Desde entonces, hemos tenido la Cumbre de la Tierra en Río, el Protocolo de Kioto, la Cumbre de Johannesburgo, Río+20, y la Cumbre de Copenhague.

Todos estos han fallado de forma espectacular para idear cualquier solución al problema de la sostenibilidad. ¿Por qué?

Entender los sistemas

Las políticas anteriores se han centrado en los síntomas de los sistemas insostenibles, como el cambio climático, la deforestación, la acidificación de los océanos, el calentamiento global y la extinción de especies.

Sin embargo, lo que se necesita es un análisis sistémico de la causa raíz del problema de la sostenibilidad. En vez de intentar cortar las ramas de los sistemas insostenibles, debemos centrarnos en la causa raíz, y eliminarla desde el fondo.

La causa raíz del problema de sostenibilidad es la resistencia al cambio. Pero, ¿por qué ocurre esto? Sabemos cómo cambiar el comportamiento a nivel personal y organizacional. Hemos intentado aplicar estos mismos principios a los sistemas. Es como intentar colocar la pieza equivocada en un puzle. No encaja.

La hipótesis tradicional ha sido obtener primero suficientes personas para cambiar su comportamiento individual, diseminándose a través de las organizaciones, y finalmente, cambiando el sistema.

Esta es la forma incorrecta de cambiar los sistemas. El cambio de sistemas requiere un enfoque completamente diferente y contra-intuitivo.

Si queremos abordar el problema de la sostenibilidad global, entonces necesitamos un enfoque de sistemas completos para la sostenibilidad. Lo primero, y más importante, debemos identificar la causa raíz del problema.

Análisis de la causa raíz

Como hemos examinado a lo largo de este módulo, la causa raíz del problema de la sostenibilidad es maximizar la ganancia a corto plazo a expensas de las personas y del planeta. Este es el enfoque central que impulsa el comportamiento de las corporaciones que intentan burlar a sus competidores con el fin de generar más y más ganancias.

La riqueza se filtra así hasta lo alto del montón, hasta la gente que dirige las corporaciones. La búsqueda para maximizar las ganancias a corto plazo da como resultado una desigualdad continua y la destrucción del medio ambiente.

El problema con este sistema es que siempre habrá ganadores y perdedores. Finalmente, incluso los ganadores se vuelven perdedores. Esto ocurre cuando las compañías más competitivas, con costes más baratos o tecnologías más avanzadas, entran en el mercado.

Para que el sistema sea sostenible, debemos atacar la causa raíz del problema.

El cambio

¿Cómo comenzamos a cambiar a sistemas más sostenibles? La verdadera sostenibilidad debe lograrse en 3 niveles distintos: económicamente (a través de la distribución uniforme de la riqueza por medio de organizaciones o corporativas sin ánimo de lucro), socialmente y ambientalmente.

Si el sistema se rediseña para no solo beneficiar a ese 1% privilegiado de la sociedad, entonces podremos construir nuevos sistemas y hacer nuevas leyes que beneficien a todos.

Pero hasta que hayamos abordado la causa raíz de los sistemas insostenibles, no haremos ningún progreso. Esto significa que la diferencia entre el 1% y el resto seguirá creciendo. Los ecosistemas seguirán colapsándose bajo el peso de un escenario de negocios como siempre.

En vez de intentar utilizar el crecimiento económico para impulsar los sistemas, debemos centrarnos en la calidad de vida a través del bienestar, la conexión, la cooperación y la sostenibilidad.