El cambio a una economía sostenible

En la primera actividad del conjunto de habilidades de sostenibilidad económica, aprenderá 10 formas de avanzar hacia una economía sostenible.

Estas incluyen:

  1. Relocalización
  2. Información de fuente abierta
  3. Cómo administrar los recursos
  4. Permanecer en armonía con el medioambiente
  5. Detener la contaminación
  6. Implementar sistemas de circuito cerrado
  7. Capturar y almacenar energía
  8. Integrar diversidad
  9. Convertir los residuos en recursos
  10. No sobreabastecer

Hacer la parte 1 de la sostenibilidad económica le dará una buena base para trabajar en el desarrollo de su comprensión de la sostenibilidad.

Relocalización

Nuestra economía se centra en las importaciones y exportaciones para impulsar el crecimiento económico. Los recursos valiosos en los países del tercer mundo se exportan a los más ricos a expensas de las comunidades locales y el medioambiente.

La globalización ha dado como resultado que el movimiento de bienes se realice a través de los mercados de todo el mundo.

La localización, por otro lado, se centra en las cooperativas dirigidas por los trabajadores para el beneficio de todos los que trabajan en la empresa. Las cooperativas también deben tener en consideración el medioambiente como parte de un sistema económico sostenible.

Información de fuente abierta

Vivimos en una era interconectada, un tiempo en el que se puede acceder a toda la información con solo hacer un clic en un botón. Podemos utilizar internet y las redes sociales para ayudar a difundir el uso de información valiosa que nos permita la transición a una economía más sostenible.

La tecnología de fuente abierta se aplica bien a la energía renovable, una plataforma descentralizada donde las comunidades a nivel local pueden apropiarse de sus necesidades energéticas.

No abusar de los recursos

viviendo localmente, no necesitamos gastar grandes cantidades de energía en la conversión de recursos en productos. En su lugar, deberíamos usar lo que tenemos localmente para vivir bien sin ejercer demasiada presión sobre el medioambiente.

La deforestación y la pesca industrial son ejemplos de tensiones excesivas en el medioambiente a través de la explotación de recursos para obtener beneficios a corto plazo. Todos tenemos derecho a aire puro, agua y alimentos no tóxicos; no necesitamos recursos excesivos para satisfacer estas necesidades básicas.

Permanecer en armonía con el medioambiente

Un sistema económico que está desequilibrado con el medioambiente crea circuitos de retroalimentación negativos. Nuestro sistema económico está construido sobre la separación, de unos con otros y también con el medioambiente.

Por el contrario, un sistema económico más conectado e integrado se alinea con los circuitos de retroalimentación ambiental y social. Un sistema económico y ambiental conscientemente alineado inevitablemente dará resultados más sostenibles.

Detener la contaminación

Todos tenemos derecho a aire puro, agua y tierra. Contaminar estos sistemas básicos pone en peligro nuestra propia existencia. Al quemar combustibles fósiles de forma excesiva contaminamos el aire al mismo tiempo que calentamos el planeta.

De manera similar, al usar demasiados fertilizantes químicos para cultivar, degradamos la calidad de la tierra y del agua, dando como resultado floraciones tóxicas.

Todos estos sistemas están interconectados; contaminar unos tiene efectos negativos en otros. Al contaminar nuestros ríos, por ejemplo, que finalmente desembocan en el mar, contribuimos a la perturbación de los sistemas oceánicos.

Se deben aplicar fuertes impuestos o multas a las compañías que no se hagan responsables de sus desechos.

Implementar sistemas de circuito cerrado

Nuestra economía actual no considera el impacto de los residuos en el medioambiente. Cuando la mayoría de los productos llegan al final de su ciclo vital, terminan en vertederos (lo que contribuye un 20% más de toxinas al medioambiente que las emisiones de carbono), o en nuestros océanos.

Si las empresas quieren realizar el cambio a una economía sostenible, deberán asumir la responsabilidad no solo de reducir el uso de energía, sino también de reciclar los residuos. Al cerrar el ciclo y reciclar los residuos en nuevos productos, las empresas cuentan ya con una ventaja competitiva.

Capturar y almacenar la energía

teapot in a solar cooker
Tetera en una olla solar

Existen numerosas maneras de capturar y almacenar la energía. La tecnología avanza a un ritmo acelerado, con productos más eficientes que entran en el mercado todos los días. Estas innovaciones, ninguna más tan reciente como la batería Powerwall de Tesla, cambiarán la forma en que usamos la energía.

Capturar la energía del sol con paneles solares para convertirla en electricidad es una innovación tecnológica descentralizadora. En una escala más pequeña, coger el agua de la lluvia del tejado se puede usar para el jardín.

A un nivel macro, las empresas necesitan utilizar tecnologías de captura de carbono para compensar sus emisiones.

Integrar la diversidad

La diversidad, bien integrada, es un aliado útil en la transición hacia una economía sostenible. Las diferentes culturas, las tradiciones locales y el conocimiento indígena son todos aspectos valiosos de la diversidad.

Dichas culturas, con su vínculo inherente a la tierra, pueden allanar el camino hacia formas más ecológicas de hacer negocios.

Movimientos populares como Syriza en Grecia, Podemos en España, permacultura, la campaña de Desinversión, Derechos de la Naturaleza y Soberanía Alimentaria están cambiando nuestra visión del mundo.

Los monocultivos encontrados en el sistema industrial usan una función para maximizar los beneficios. La atención se centra en la ganancia a corto plazo, a menudo a expensas de la naturaleza y el bienestar personal.

Los sistemas diversos y abundantes tienen muchas variables. Algunos funcionan y otros no. Las partes que añaden valor se pueden integrar en sistemas funcionales, sostenibles y holísticos por el bien de toda la humanidad.

Debemos mirar a la naturaleza para aprender cómo se integra la diversidad. Entre en un bosque autóctono y observe los ecosistemas de múltiples capas.

Un bosque maduro funciona bien debido a su capacidad para integrar la diversidad en un ecosistema de múltiples capas. Todas las partes del sistema funcionan por el bien del conjunto.

La diversidad, no integrada, causa el caos, el desequilibrio y la desigualdad. Al despejar un tramo del bosque, las especies invasoras se mueven para comenzar a reparar el daño. Integre la diversidad en cada nivel de crecimiento y podrá crear sistemas más sostenibles.

Convierta los desechos en un recurso

recycle

TNo hay mejor exponente que convierta los residuos en un recurso que la lombriz de tierra. La lombriz de tierra enriquece el suelo al convertir la materia orgánica en nutrientes para plantas y animales. ¿Qué podemos aprender de la lombriz de tierra? No desperdicie nada. En lugar de dejar que el agua gris obstruya nuestro sistema de alcantarillado, ¿por qué no desviarlo a nuestros jardines?

Una compañía en Sudáfrica está utilizando moscas soldado negras para convertir los residuos humanos en abono, pienso y biodiesel. Este es un ejemplo de reciclaje en circuito cerrado que convierte los residuos en un recurso valioso.

La innovación, la tecnología y el diseño pueden desempeñar un papel crucial para ayudar a las empresas a convertir los residuos en productos valiosos, posicionándolos a la vanguardia del desarrollo sostenible.

No sobreabastecer

En el pasado, hemos utilizado en exceso una gran cantidad de petróleo, carbón, mano de obra y otras formas de capital. El exceso de suministros ejerce una presión innecesaria sobre el medioambiente y muestra que estamos alcanzando los Limites al crecimiento.

Ahora tenemos que trabajar más por menos. Si intentamos hacer crecer nuestra economía al 4% por año durante 40 años, prácticamente tendríamos que duplicar la cantidad de energía que usamos para seguir el ritmo del desarrollo.

Además de esto, estamos alcanzando el ‘pico del petróleo’, donde se necesita más energía y capital para explotar el petróleo en entornos de riesgo, como el Ártico o las arenas bituminosas. Añada a esta abrumadora cantidad de deuda (deuda máxima) y llegará a un punto de inflexión.

Continuar excediendo recursos y otro capital en nombre del crecimiento es suicida.

Necesitamos crear un desarrollo sostenible a nivel ambiental, social y económico. Y para hacer esto debemos ser más conscientes de cómo las empresas moldean nuestras acciones en cada nivel.