Introducción al módulo 2

En la introducción al módulo 2 de este curso, se le presentarán los 10 principios de diseño sostenible:

  1. Interconexión
  2. Cómo desarrollar un propósito
  3. Trabajar con la naturaleza
  4. Diseñar para las comunidades locales
  5. Marcar la diferencia
  6. Mejorar los flujos de energía
  7. Sostenibilidad a largo plazo
  8. Reducir, reutilizar, reciclar

Una vez que se haya familiarizado con los principios de diseño sostenible, estará listo para embarcarse en la habilidad 1: Sostenibilidad económica. Luego avanzará hasta la habilidad 2: Sostenibilidad social y, finalmente, hasta la habilidad 3: Sostenibilidad medioambiental.

Si bien tratamos cada parte del enfoque de la sostenibilidad de forma independiente, en realidad, están interrelacionadas, y una parte afecta a las otras. A medida que avance en este módulo, es útil tener esto en cuenta y trazar el vínculo entre cada conjunto de habilidades.

Todo está interconectado

Los árboles cogen el carbono de la atmósfera con sus hojas que, junto con la luz del sol, lo convierten en alimento a través de la fotosíntesis.

Estos tres elementos, maíz, judías y calabaza, cuando se plantan juntos, trabajan en simbiosis. Las judías fijan el nitrógeno, del que se alimenta el maíz, al mismo tiempo que proporciona un soporte para que las judías trepen. La calabaza proporciona una cobertura en el suelo para proteger a las plantas y a la tierra de las plagas.

El diseño sostenible ve la relación entre las partes y las integra en totalidades funcionales.

Desarrolle un propósito

Los elementos del diseño sostenible tienen múltiples usos. Para preparar el suelo para plantar, por ejemplo, puede añadir árboles fijadores de nitrógeno, que sirven como sucesores para plantas más diversas.

Cuando estos árboles llegan al final de su vida útil, puede usar la madera para obtener productos o convertir el combustible nuevamente en energía. Al centrarse en por qué el diseño sostenible es necesario en primer lugar, puede diseñar a propósito sistemas que sean sostenibles a largo plazo.

Trabaje con la naturaleza

El diseño sostenible siempre debe tener en cuenta el entorno natural. Al imitar a la naturaleza, podemos crear sistemas sostenibles que construyan comunidades resilientes y abundantes.

El diseño eficaz y sostenible funciona en 3 niveles: social, medioambiental y económico. Asegúrese de cubrir los 3 aspectos en su diseño final.

Diseñe para las comunidades locales

‘Pensar global, actuar local’ debería ser nuestro mantra de sostenibilidad. Si bien muchos de los problemas que afrontamos, como la deuda, el cambio climático y la desigualdad, son problemas sistémicos globales, las soluciones deben ser locales.

Esto requiere integrar a las comunidades locales al considerar los sentimientos, pensamientos y necesidades de las personas. El diseño sostenible traza el vínculo entre nuestro medioambiente, nuestra salud y nuestro bienestar.

Trabaje con personas que quieran marcar la diferencia

Trabaje con personas con ideas afines que compartan su visión y sus valores de resultados sostenibles. El diseño sostenible utiliza una mezcla de ideas, procesos e interacciones. Si queremos tener alguna posibilidad de cumplir con métricas sostenibles, debemos aprender a trabajar juntos.

La colaboración efectiva depende de su actitud: ¿participa usted porque quiere, o de mala gana, porque tiene que hacerlo? Las habilidades (conocimiento+ práctica) juegan un papel importante en la creación de un diseño sostenible, pero el éxito también depende de su actitud.

El significado viene de hacer un trabajo que le apasiona, al mismo tiempo que marca la diferencia.

La energía fluye donde va la atención

Diseñe sistemas sostenibles para lo que más se necesita. Trabaje con lo que tenga, incluso si no tiene todas las herramientas que necesita a su disposición. ¿Dónde se necesita más el diseño sostenible en relación con el lugar en que se encuentra?

Trabaje en su esfera de influencia para diseñar sistemas que le den el máximo rendimiento con la menor cantidad de energía gastada. Dedique tiempo a diseñar sistemas sostenibles para que no desperdicie energía apagando incendios más adelante.

Plan para una sostenibilidad a largo plazo

Al comprender cómo llegamos al presente, podemos aprender a cocrear sistemas sostenibles en el futuro. En el módulo de ‘pensamiento de sistemas’ de este programa, describí 4 crisis sistémicas para las cuales es necesario construir sistemas más sostenibles. Aquí se incluyen: La inestabilidad económica, el cambio climático, el pico del petróleo, el pico alimenticio, y la superpoblación.

En lugar de ver estas crisis como obstáculos, deberíamos verlas como oportunidades para crear un cambio. Los desafíos y la innovación, junto con el cambio sistémico, van de la mano.

Reducir, reutilizar, reciclar

La economía de crecimiento industrial genera enormes desperdicios. Debido a que el capitalismo se centra en el capital natural y las externalidades para generar ganancias a corto plazo, no tiene en cuenta las pérdidas o los costes, a menudo en detrimento del medioambiente y nuestro bienestar.

Debemos encontrar nuevas formas de reducir la cantidad de desperdicios que creamos, al mismo tiempo que reciclamos o reutilizamos productos que han llegado al final de su ciclo vital.

Cerrar intencionalmente el círculo en el ciclo del producto requiere que nos hagamos responsables de nuestros desechos, minimizando así nuestro impacto en la Tierra.

¿Realmente necesitamos consumir tanto como lo hacemos actualmente? ¿O solo estamos intentando llenar una sensación de vacío? ¿Nos han lavado el cerebro a través de la publicidad para consumir más y más?

Si bien estos principios sirven de guía para el diseño sostenible, entre más trabajemos en ellos, más podremos adaptarlos, añadirlos y revisarlos para satisfacer nuestras necesidades.

A continuación, examinaremos la idea de sostenibilidad económica.