Dominio de la mentalidad abundante (parte 2)

Esta actividad le proporcionará las habilidades necesarias para dominar la mentalidad abundante.

La mentalidad abundante

Una mentalidad abundante consiste en estar presente, relajado y en un estado de experiencia óptima (flow). Estar presentes nos da la oportunidad de responder fluidamente a lo que surge en el momento. Es posible que deba prepararse para una reunión, pero incluso así no podrá controlar todos los resultados. Con el entrenamiento adecuado, sin embargo, puede pasar rápidamente de la escasez a la abundancia.

La mentalidad abundante funciona en 3 niveles:

Nivel 1. Dominar una actitud positiva

Su actitud está determinada por sus sentimientos (vea el punto 3 a continuación) y la personalidad. Es más difícil tener una actitud positiva si carece de habilidades o conocimientos, o bien, si tiene una personalidad negativa. Con el entrenamiento de conciencia, sin embargo, puede aprender a ver lo opuesto a su personalidad dominante. El entrenamiento le hará más hábil y el aprendizaje le hará estar más preparado.

Nivel 2. Mantener el flow

El concepto de flow de Mihaly Csikszentmihaly es donde el tiempo se detiene, usted permanece inmerso en su oficio y sus habilidades coinciden con el desafío que tiene entre manos. Si el desafío es demasiado difícil para su conjunto de habilidades, se sentirá abrumado. Por el contrario, si el desafío es demasiado fácil, se aburrirá. El flow ocurre cuando sus habilidades superan el desafío, logrando el éxito.

Nivel 3. Dominar sus sentimientos

El tercer nivel vuelve al nivel 1. Se merece su propio nivel porque se encuentra en el corazón de la mentalidad abundante. Como identificamos en la actividad 1.2, hay tres estados de conciencia que determinan su perspectiva ante la vida: crispada (basada en el miedo, algo va mal, participación reacia), neutral (relajado, todo está bien) y de abundancia (participación entusiasmada y sincera).

Pasar de la escasez a la abundancia

escasez-contra-abundancia

La mentalidad de escasez es sólida y compartimentada. Para comprender algo, separe los componentes sin establecer el vínculo entre ellos. Al luchar para conectar los puntos, una mentalidad de escasez resiste los sentimientos incómodos con la necesidad de retroceder, ya sea por falta de conocimiento, falta de habilidades o falta de interés.

Para pasar de una mente de escasez a una mentalidad abundante, primero debemos rebajar la crispación (miedo) y ganar presencia. No hay necesidad de controlar sus sentimientos, simplemente trascienda cualquier incomodidad permitiéndonos sentir sus sentimientos por completo.

En lugar de tratar de limitar los conceptos a través de una mentalidad de escasez, lleve la totalidad de su conciencia al momento presente respondiendo de manera fluida a lo que sucede a su alrededor.

El truco está en aprender a plasmar de forma consistente este estado de conciencia expansivo, menos inseguro y más fluido. La clave de esto radica en poder descansar en libertad, estar tranquilo y relajado. Descansando en libertad, puede responder intuitivamente a lo que vaya surgiendo. Esto hace que sea más preciso a la hora de tomar decisiones.

Además de esto, puede moverse hacia donde fije su atención. Utilizar intencionalmente su visión para moverse en una dirección particular le da un mayor sentido de propósito. No hay necesidad de retroceder para lograr sus objetivos. Está listo para entrar en el estado de experiencia óptima.